2011-12-30

SER REALISTA (DEL FEMINISMO)


En la cadena SER están muy enfadados porque la ministra de Sanidad,  Ana Mato, ha modificado el lenguaje con el que se refiere a… A un tema que, según la cadena SER, ES  "violencia de género" y al que Ana Mato se refirió como "violencia en el entorno familiar"

Es hasta cierto punto lógico que la cadena SER crea que los nombres de las cosas SON de una determinada manera. Que los nombres de las cosas SIGNIFICAN las cosas como SON. Aunque habría que recordar que el nombre de la cadena SER no viene de que expresen en sus emisiones el ser de las cosas, sino que de un modo más prosaico significa, Sociedad Española de Radiodifusión. Vemos aquí, en el nombre mismo de la cadena,  que la relación entre las cosas y los significados no SON lo que parecen SER.

Ahora una breve lección de historia de la filosofía.

Todos los años dedico más o menos media clase a tratar con mis alumnos un problema que a los medievales les llevó varios siglos (la edad media parecía estar llena de tiempo) y que se llama con el extraño nombre de "problema de los universales". Discutían, en realidad, sobre el significado de los nombres comunes. Básicamente había dos bandos: los que pensaban que los sustantivos comunes significaban realidades, que se llamaban realistas, y los que pensaban que los sustantivos comunes no significaban realidades sino que su significado era convencional, que esos nombres comunes eran meros nombres, a estos se les  llamaba nominalistas.

Y esto, ¿qué importancia tiene? Mucha. Porque si los nombres significan realidades no podemos modificar los nombres porque modificaríamos realidades. Realidades tan reales y tan inamovibles que estarían así en la mente misma de Dios. Un orden ordenado por tan gran ordenador nadie podría atreverser a reordenarlo. Pero si los nombres sólo son convenciones nosotros mismos podríamos modificarlos. Podríamos decir, por ejemplo: matrimonio gay.

En la cadena SER son realistas de las mujeres y nominalistas de los homosexuales. En el PP es al revés.

Y, Ana Guantes, particularmente, qué gran dominico habría sido. 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En efecto, por una palabra metieron a los maricones en el constitucional. A Blanco lo van a encausar por una palabra, cobrar dinero negro y por otra con gran significado, gasolinera.
pipurrax

Anónimo dijo...

Ahora la ministra ha dado un paso más: ya no habla de violencia doméstica, ni de violencia de género ( parecería que se retracta), sino que en vez del concepto dice la definición: " hemos de acabar con esta lacra de la violencia del hombre contra la mujer en el contexto de una relación afectiva". Una vuelta de tuerca más en lo políticamente correcto/a.
Pipurrax

heptafon dijo...

Mmm sigue hablando de hombre y mujer en vez de individuos peretencientes a la especie homosapiens portadores de cromosomas XY y XX

Anónimo dijo...

Yo no soy feminista, soy femenino.
pipurrax

ARCHIVO DEL BLOG