2011-07-11

DSK

Dominique Strauss Kahn, director gerente del FMI, fue acusado de violación por una camarera de su hotel. Por ello fue detenido en un avión, cuando iba a abandonar Nueva York, y conducido a comisaría antes de que un juez decidiera su arresto domiciliario.

Estos hechos, y muy pocos más, dieron lugar a un sinfín de interpretaciones. Y es que el asunto da para interpretaciones porque los implicados responden a arquetipos antagónicos desde un sinfín de puntos de vista:
un hombre, una mujer; un rico, una pobre; un tipo con estatuto de jefe de estado, una demandante de asilo; un poderoso, una dependiente de ayudas sociales; un ejecutivo del máximo nivel, una trabajadora manual; un sesentón, una treintañera; un casado, una viuda; un blanco, una negra; un francés, una guineana.

- ¿Qué puede unir a personas así?

En una historia de amor, nos saldría pretty woman interracial y la gente estaría encantada. En una historia de sexo, sin testigos, nos puede salir violación o patraña y los prejuicios rellenan las fallas del relato.

Porque sabemos, al menos desde "terciopelo azul", que para saber qué pasa en un cuarto sólo vale estar allí.

4 comentarios:

Loiayirga dijo...

Creo que vi "Terciopelo azul" contigo hace muchos años. O quizá no. En todo caso hablamos de ella entonces.
Es cierto que cada uno rellena la historia con sus propias ideas de las cosas.
Poco antes de que el caso DSK diera el giro que ha dado leí este artículo de Sostres que en gran parte me desagradó porque iba contra mis propios prejuicios: "hombre rico-mujer pobre". Está muy arraigada la idea(en mi también) de que el pobre siempre tendrá razón frente al rico. Defender lo contrario, aunque solo sea en alguna ocasión es impopular. Los ricos son siempre muchos menos que los pobres.
http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/guantanamo/2011/05/16/algunas-camareras.html




Aunque aquí la gente sea poco expresiva estoy seguro que todos nos alegramos de tu vuelta. Estamos en verano y seguro que no se han enterado de tu vuelta.

Anónimo dijo...

Incluso alguno, estando dentro, no se entera.

Lo del pobre bueno, es como el consumidor de drogas etiquetado de enfermo. Tranquiliza a izquierdas y derechas. Contra esa tentación,otra película, Viridiana, nos vacuna totalmente.
Pipurrax

Juan Carlos G. G. dijo...

Como va de películas, otra que cuestiona hasta las interpretaciones de quienes estaban dentro de la habitación: Rashomon.

heptafon dijo...

No hay como saber poco para hablar (o escribir) mucho.

ARCHIVO DEL BLOG