2012-06-02

LAS RUBIAS

En el primer aniversario del 15M, Carlos Francino tuvo la suerte de que en su programa hubo una llamada excepcional (a partir del minuto 22:25 del enlace). Laura, una señora de 54 años de Madrid, contó su caso. Ella y su marido están en el paro y tienen dos hijos, uno que aún estudia y otro que ya acabó. Ni trabajan ni pueden emigrar. La familia no tiene dinero. Viven todos de la pensión de los abuelos. En un momento dado, dijo:

"En el caso mío, estamos parados los dos. Mi marido es ingeniero industrial y no tenemos para decirles a nuestros hijos: iros fuera. Porque sobrevivimos, que es una vergüenza, con la paga de los abuelos [...] y luego nos quieren vender la moto, las señoras, las rubias, las de la austeridad. ¿Vosotros sabéis lo que es la austeridad? La austeridad es no tener qué poner en la mesa y vivir robándole a tu padre la pensión. Eso es la austeridad. Canallas. Que sois todos unos canallas... No tengo más que decir".




A partir de un determinado momento, Laura llora. Pero la eficacia de su mensaje no se basa en los efectos dramáticos. Es una cuestión de estilo, de acierto, de verdad. Tiene la fuerza de las letras del flamenco. "Las señoras, las rubias, las de la austeridad...." Es una expresión tan atinada, que por su fuerza parece que podría resucitar  Morente.

Cuidadín rubias, no es ya que deis el cante, es que sois cante jondo.





4 comentarios:

heptafon dijo...

Las rubias/pp que son una raza especial de rubias.

Mariló Rodríguez dijo...

Qué gran verdad!!! Teníen que pasar fame pa ver qué se siente

Loiayirga dijo...

Me llama la atención que la repugnancia que te provoque la realidad sea más estética que ética. Da la impresión que todo sería soportable sin ese componente estético: las rubias, las señoras… No sé si es el texto propiamente el que lo muestra o una idea preconcebida que yo tuviera de ti.
En la entrada de los bancos es similar. En el texto se reconoce que con un gobierno o con otro la realidad puede ser parecida. Pero lo que provoca el auténtico asco es ese componente estético: Rajoy y Rato, los señores de derechas. Ahora sí la arcada, el vómito.
Está claro que las cosas se llevan peor cuando gobierna la derecha. Por ejemplo las guerras. Con José Luis Rodríguez Zapatero se pueden mantener soldados españoles en la guerra de Afganistán. ¿No a la guerra? Según y cómo. No descuidar el componente estético. ¿Quién mantiene esos soldados? ¿Un hombre con infinitas ganas de paz? Pásese.
By the way, “POR EL PALO DEL GUSTO”, en el fotoblog. Parece que aquellos muebles, aquel hotel son traídos a la atención del espectador por su buen gusto. Así lo interpreto yo por el título que le pusiste. Me choca que a la hora de los sofás, de los tresillos y las mesitas comulgues tanto con la estética burguesa o pequeña burguesa. Creo que el mobiliario de aquellas fotos haría las delicias de cualquier señor de ABC. Choca que el autor del fotoblog sea tan clasicorro a la hora del mobiliario.

No me parece comparable a aquel hotel tan bonito que tenía unos patios abiertos al desierto.

Loiayirga dijo...

Me llama la atención que la repugnancia que te provoque la realidad sea más estética que ética. Da la impresión que todo sería soportable sin ese componente estético: las rubias, las señoras… No sé si es el texto propiamente el que lo muestra o una idea preconcebida que yo tuviera de ti.
En la entrada de los bancos es similar. En el texto se reconoce que con un gobierno o con otro la realidad puede ser parecida. Pero lo que provoca el auténtico asco es ese componente estético: Rajoy y Rato, los señores de derechas. Ahora sí la arcada, el vómito.
Está claro que las cosas se llevan peor cuando gobierna la derecha. Por ejemplo las guerras. Con José Luis Rodríguez Zapatero se pueden mantener soldados españoles en la guerra de Afganistán. ¿No a la guerra? Según y cómo. No descuidar el componente estético. ¿Quién mantiene esos soldados? ¿Un hombre con infinitas ganas de paz? Pásese.
By the way, “POR EL PALO DEL GUSTO”, en el fotoblog. Parece que aquellos muebles, aquel hotel son traídos a la atención del espectador por su buen gusto. Así lo interpreto yo por el título que le pusiste. Me choca que a la hora de los sofás, de los tresillos y las mesitas comulgues tanto con la estética burguesa o pequeña burguesa. Creo que el mobiliario de aquellas fotos haría las delicias de cualquier señor de ABC. Choca que el autor del fotoblog sea tan clasicorro a la hora del mobiliario.

No me parece comparable a aquel hotel tan bonito que tenía unos patios abiertos al desierto.

ARCHIVO DEL BLOG