2007-05-14

REAL MADRID



Por primera vez en casi dos años, el Real Madrid es líder de la liga. Cuando empezó la temporada El Pais publicó un suplemento especial que tituló con mucho acierto: Capello contra Ronaldinho. El Madrid iba, con un sargento de marines como argumento, a luchar contra el mejor jugador del mundo (y otros tres o cuatro que están entre los mejores). Hasta yo creía que prefería que ganara Ronaldinho. Creía que prefería: era una hipótesis de trabajo. En realidad, ayer me di perfecta cuenta de que prefería que ganara el Real Madrid, que es en lo que consiste ser del Real Madrid.

Ahora que “somos” líderes voy a permitirme un poco de autocrítica: los del Barcelona están cagaos.

No me ha salido la autocrítica. Lo volveré a intentar. Siempre hubo dos razones de peso para ser del Real Madrid: no rendirse y vestir de blanco. El Barcelona siempre tuvo jugadores de más clase y a la última superfigura del momento. El Madrid siempre tuvo un perro de presa (Uli, Uli), con el traje manchado de barro y la convicción de que metería un gol en el último minuto. Luego, el gol a veces no se metía. Pero parecía que se iba a meter. Se confiaba en que se iba a meter. Y al menos se metía a los rivales el miedo de que se podía meter. A todos los rivales excepto al Barcelona, que no sólo venía atemorizado de antes sino que estaba preparando la disculpa victimista para después.

La autocrítica, que no me sale.

PD. ¿no nos estaremos olvidando del fotoblog, verdad?

7 comentarios:

pipurrax dijo...

El Barcelona no está bien, pero aún así creo que tiene más posibilidades de ganar la liga que el Real Madrid. Incluso el Sevilla (y no me refiero al peludo humorista y cantante) acabará por delante de los merengues. ¿Y por qué? Porque los madrileños han encajado tres goles en casa contra los reservas de un equipo de periquitos, porque juegan mal y porque, no nos engañemos, son unas mariconas de cuidado.
El Barcelona es como la Venecia que fotografías: decadente pero bello. Para ver al Madrid tenemos que mirar los nuevos hangares avilesinos que quieren emerger sobre las ruinas (qué bonito).

pipurrax dijo...

El Madrid crea las mismas esperanzas que Sarpozí: la disciplina de los millonarios nos salvará.

don´t dijo...

Y también fuí, hace unos 25 años, del Madrid por unos días. Sólo me salía la autocrítica y me sugirieron que me borrase.

Parece que el hundimiento del búnker barcelonista se apoya en un estado de ánimo. Soy testigo a diario de la euforia madrileña en forma de inaguraciones, resistencias cívicas, crecimiento económico desmesurado y color naranja popular. Recordemos que la era dorada del barcelonismo ha coincidido con el ascenso de ZP y el protagonismo de los nacionalismos periféricos.

Por lo tanto creo que ese ánimo de botellón-Disney que ha atrapado al socio madridista tiene gran influencia en la depresión sobrevenida de los grandes poetas blaugranas del balompié. Sin embargo el socio madridista es muy voluble (como bien sabe nuesro amdo líder) y un pequeño traspiés puede hacerle derrumbarse como un castillo de naipes: Dios nos oiga porque no veo otro remedio.

pasaba por aquí... dijo...

Yo fui uno de esos 100.000 privilegiados que vio in situ el famoso (para los muy futboleros) gol de Santillana al Borussia en el minuto 90, allá mediados los años ochenta, en una eliminatoria de la UEFA. Puedo decir , incluso, que he marcado un gol en competición europea, ya que ese gol lo marcamos al tiempo la espinilla del ariete cántabro y el empuje de los miles de espectadores que gritábamos como posesos (yo mismo también tenía bastantes espìnillas en esa época). Supongo que el gol de Higuaín habrá sido algo parecido, salvando las distancias.
Por eso, como goleador consumado con la camiseta blanca, puedo decir con toda autoridad moral a modo de autocrítica, que eso mismo(la aurocrítica), es un tema que queda para los otros.

Loiayirga dijo...

A mí que no me interesa el futbol me gusta mucho una frase que leí en un blog cercano.

"Ya que no se puede ir cambiando de equipo a lo largo de la vida se agradece que durante la infancia a uno lo hicieran del mejor. Cesar, Kubala, Moreno..."

Los últimos nombres creo que no casan con esta entrada.

Ángel dijo...

pasaba...
Te felicito. El gol de Santillana fue un gol inolvidable e invisible. Un gol de radio. Con José María García. En aquella época no transmitían los partidos por tv. Por otra parte, nosotros no teníamos tv.

Loiayirga
Esa frase confunde sustancia y accidente. El Barcelona, accidentalmente, ha tenido, es curioso que casi siempre, a los mejores jugadores. Sustantivamente, el mejor, sin embargo, era el Madrid.

Pipurrax sorprende porque se mantiene firme en sus convicciones blaugranas. Don't ya flaquea. (Claro que don't lo vive en directo).

heptafon dijo...

Me gusta que gane el barcelona cuando estoy en Madrid y viceversa. ¿por qué? no es por llevar la contraria, sino porque cuando pierden están más tranquilos. A ver si va a ser que a mi esto del fútbol no me va mucho. Eso sí puedo presumir de estar en Madrid cuando ganó dos copas de europa (2000 y 1998) y en barcelona cuando ganó la segunda (no hace falta especificar).

Otro item: el Madrid ha gastado desde junio unos 100 millones (de euros en fichajes). Ya es pasta, ya. No se el dato del FCB, pero si no lo ha gastado, lo gastará.

Por último, reconozco lo feliz que hace el fútbol a sus seguidores (en ocasiones). A veces me da envidia.

ARCHIVO DEL BLOG